EL FÚTBOL CHILENO Y SU DIVINA TRAGEDIA: UNA AMARGA CONDENA PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por MR   
Miércoles 21 de Junio de 2017 20:01

Jorge “Guatón” Vergara hace 14 años que no es dirigente de Colo Colo, pero sigue en la palestra informativa. Esto tras superar un infarto hace un mes –“fue justo para el 5-0 de la U que me dio un síncope”, bromeó-, donde fue ligado últimamente al caso de Osmar Molinas.

Mostrando VERGARA.jpg

 

 

 

Y no tuvo problemas en aclarar todo, como el hecho que lo sindiquen como uno de los responsables de la quiebra del club más popular de Chile, en una entrevista de una hora en el programa “No hay Deportes sin Web” del sitio www.tvstream.cl.

Empezó expresando jocosamente que “resulta que aparte ahora soy psíquico. ¡Adivino cuatro años antes! No sé cómo no han venido los rusos a buscarme o no me clonan”.

 

Ya en serio arguyó que “quiebran al club Raúl Labán y Aníbal Silva”, explicando que “Colo Colo comienza a endeudarse cuando yo me voy el año 98’ y asumen ellos. El club tenía una planilla de 120 millones mensuales y después de salir campeones la llevaron a 300. En cuatro años son 9 mil 600 millones. Esos son los 18 millones de dólares que faltan”.

 

Del tema Molinas aclaró que “me siento halagado que después de 14 años todavía esté vigente en las opiniones de un jugador”, especificando que “no recomendé a Molinas ni participé en ninguna transacción, tanto así que lo negó el propio jugador, su representante y Colo Colo. Sólo le respondí a una tuitera que me preguntó por él”.

 

Entre las mentiras que dice más le han dolido confidenció que “fue cuando dijeron que yo era hincha de la Católica”, aclarando eso sí que “no soy anti U ni UC”.

En su defensa sostuvo que “escuché que antes los jugadores tenían dobles contratos. Resulta que en la quiebra hubo dos juicios, uno que llevó Helga Marchant y otro del S.I.I. de Eleonora Domínguez. Hicieron lo imposible para buscar los famosos contratos y no encontraron ninguno”.

 

Añadió que “hubo un juicio por la quiebra donde nunca me llamaron. Demuestra que no tengo nada que ver”, sosteniendo luego que “cuando se sepa la verdad hay varios que van a tener que irse del país. Por ejemplo, Heraldo Muñoz tendrá que darle las explicaciones a Ricardo Lagos”.

 

No me querellé con los periodistas porque no tenía los medios. Nunca he sido rico. Tengo mi casa hace más de 30 años y es mi único bien. Y un auto. Nada más. Las explicaciones se las tengo que dar a mi señora”, prosiguió Vergara.

 

Tras ello agregó que “no está limpio mi nombre aún y la verdad no me interesa. Uno tiene que rendirle cuentas al entorno inmediato. Tengo muy claro que si tuviera el 10 por ciento de lo que dicen estaría en las Bahamas o en Europa”.

“Mientras yo estuve en Colo Colo nunca bajó del cuarto lugar y estuvo jugando copas internacionales. Además, debutaron más de 200 cadetes en Primera. Si estoy en todo eso me importa un soberano rábano lo que piense el resto”, remató el tema.

 

El Monumental, la Libertadores, la cantera90, la Noche Alba, la solidaridad con Alianza de Lima y haber sido actor como dirigente en Colo Colo entre 1986 a 1998 en la docena de años más brillante en la historia del club, son instancias que tienen mi participación (directa) junto a otros . Y eso no me lo quita nadie.

 

Además, criticó a Cristián Varela, manifestando que “es un oportunista. Nunca dijo que yo le di el nombre de Claudio Borghi para que fuera entrenador. Y testigos de eso son los hermanos Gildemeister”.

 

También reveló que cuando Marcelo Barticciotto fue DT “dimos los nombres de Junior Fernandes, Eduardo Vargas y Felipe Seymour, que no jugaba en la U. En Colo Colo dijeron que no había plata”.

 

Asimismo comentó que “siendo Mayor de Ejército me paré ante el General Ojeda, director de deportes de la época, y defendí la terminación del Estadio de Colo Colo con más de 40 mil personas. Eso me costó la baja”.

 

De su actualidad Vergara reconoció que “soy ingeniero y me dedico a la gestión de proyectos. Estudio los procesos de las empresas y hago mis asesorías, las que a veces se confunden con algunas del fútbol, lo que le produce terror, envidia y malas noches a un montón de periodistas”.

 

Y sobre Blanco y Negro fue lapidario. “Los dirigentes no sólo no aman a Colo Colo, sino que les gusta más la plata que salir campeones”, expuso, cerrando con un “es la peor etapa de la historia del club”.

 

2.- En el libro “Colo Colo ya no es de Chile” escrito por Dante Faúndez y Richard Sandoval Vergara también opina de Labán y Silva

Jorge Vergara Núñez es parte fundamental de la historia del fútbol  chileno en la década de los ’90. Llegó a Colo Colo en 1986 junto a Peter Dragicevic, para hacerse cargo de la administración deportiva. Desde la secretaría general gestionó la llegada de gran parte de los campeones de América en 1991, además de fomentar el desarrollo de las divisiones inferiores.

 

Como mano derecha de Peter Dragicevic, dejó Colo Colo cuando el poder pasó a Eduardo Menichetti, en 1993. Regresó en 1995 para devolver al “Cacique” a las grandes instancias internacionales. En esta etapa desarrolló un nuevo proceso de cadetes que más tarde arrojaría ganancias por más de 30 millones de dólares a Blanco y Negro.

 

Sin embargo, el “Guatón” Vergara terminaría su ligazón contractual con Colo Colo justo cuando la institución comenzó un endeudamiento que más tarde haría crisis profunda. Es por eso que su figura está relacionada mediáticamente con la quiebra y abundan las acusaciones por su supuesta responsabilidad en el desastre financiero. La imagen de Vergara Núñez  ingresando a Capuchinos es el símbolo de esa etapa.

 

Pese a todos los cuestionamientos, la justicia jamás encontró algo particular en su contra, y en esta entrevista entrega detalles de cómo su persona fue utilizada para implementar la “operación quiebra”, que a través de la destrucción de Colo Colo llegaría a instalar la nueva estructura neoliberal al fútbol chileno.

 

Seguro que Colo Colo nunca quebró, Vergara entrega la fórmula para recuperar el Colo Colo de la gente, y así vuelvan operar los cinco valores históricos del club fundado por David Arellano: soberanía, independencia, libertad, autonomía y solidaridad.

 

¿Cómo llegó a Colo Colo?

-Mis inicios se remontan a los años ’60, primero como dirigente en las cadetes. Posteriormente asumí como dirigente no titular integrando comisiones, con Héctor Gálvez en los ‘70. Luego fui integrado como director de Colo Colo el año ’79, nombrado por Simián. Ahí me tocó integrar la comisión de fútbol y elegir al técnico como parte de la comisión. Fue Pedro Morales y debutamos con el título.

 

¿Era un momento complicado?

-Muy complicado. Se había ido el grupo BHC, me tocó conversar con Pedro Morales y elegir el plantel. Colo Colo salió campeón. Debuté siendo campeón. Después intervinieron a Colo Colo quería jugar sólo en el Nacional, quería salirse del pool, que es el mismo cuento de siempre, que los clubes chicos quieren vivir a costa del grande. Llegó Ascuí y yo renuncié. Después me reintegré el ’85 cuando se fue Rostión. Se armó una comisión de emergencia en la que conocí a Peter (Dragicevic) y presentamos el proyecto de Colo Colo ‘86.

 

¿A Eduardo Menichetti también lo conoció en esa comisión?

-No, no cometa los mismos errores de todos los burros. El proyecto de Colo Colo ’86 me tocó hacerlo a mí junto a Peter. A Peter le tocó ir a Europa y trabajé solo prácticamente. Cuando llegó Peter lo aprobó. Lo presentamos al directorio y le gustó. Peter fue proclamado presidente, elegido por la asamblea, y yo quedé como el secretario general. Había un vicepresidente que era el padre Acuña.

 

¿Y cuándo apareció Menichetti?

-En el ’87. Él era director en ese directorio, pero se fue a la ANFP con Miguel Nasur, en contra de la posición mía, porque yo no quería nada con Miguel Nasur. Pero el club hizo una especie de alianza con él para continuar y fue Menichetti como vicepresidente de la ANFP. Posteriormente, en el ’87 peleó Menichetti dentro de la ANFP y lo sacaron. Nosotros lo recibimos en Colo Colo y para darle una categoría de tal lo nombramos presidente de la inmobiliaria, que es un cargo honorífico, porque en el fondo el que manda es el presidente del club. Entonces nos dedicamos a construir el estadio. Salimos campeones el ’86, yo estaba en la secretaría general, que estaba a cargo del fútbol. Me tocó elegir a Arturo Salah. El ’87 y el ’88 fuimos igual a la Libertadores. El ’89 volvimos a salir campeones. El ’90 fuimos campeones nuevamente al igual que en el ’91, además de la Libertadores. A principios del ’92 yo estuve, pero para el ’93 renuncié. Renuncié fundamentalmente porque en el directorio se empezó a imponer un grupo de directores que querían que el fútbol no dependiera de mí, sino que de una comisión fútbol. Pero también renuncié, porque estaba el problema que como Colo Colo era una sociedad sin fines de lucro, la banca no le prestaba plata, no era un sujeto susceptible de crédito, por lo tanto Colo Colo empezó a utilizar los factoring, dentro de los que hay legales e informales, y ahí entró un grupo de directores que querían el fútbol y chocaban conmigo.

 

¿Esas nuevas políticas del club eran lideradas por Menichetti?

-Exactamente. Peter se fue el ‘91, a fines de febrero, porque Menichetti había amenazado con irse, quería ser presidente. Y Peter dijo “ya perfecto, quédate tú, yo me voy a la presidencia de la inmobiliaria”. Ya habíamos inaugurado el estadio, el discurso lo hice yo, o sea para que veas que todo era trabajo en equipo.

 

¿Había muchos grupos con rivalidades?

-No. Había tres o cuatro líneas. Una era la de Peter que quería que Colo Colo tuviera isapre, universidad, colegio, AFP, un montón de cosas. Había otro pensamiento que tenía Eduardo Menichetti, que quería un Colo Colo lleno de ramas: de polo, de golf, todas las posibles. Y estaba mi línea que creía que Colo Colo tenía que ser muy fuerte en fútbol, en todas sus divisiones, desde las inferiores hasta el primer equipo. Yo creía que primero era más importante tener la infraestructura y después tener las ramas. Y después estaba una cuarta corriente, que nunca estuvo muy clara, que creía que Colo Colo tenía que ser una entidad social y el fútbol una de sus ramas.

 

Ahí se generaba un problema, porque la única rama que generaba plata era el fútbol, entonces, ibas a tener un fútbol muy precario por tener una cuestión de un Colo con filiales. Ahí están los extremos. Entonces entre todos creamos una especie de mixtura y le dimos poder primero al fútbol el ’86. Yo agarré el fútbol y nos dedicamos hasta el ’91.

 

Después que Colo Colo salió campeón de la Libertadores los otros dijeron “queremos nuestra parte”, y se empezaron a crear ramas, comenzando parte del desfinanciamiento de Colo Colo, que no significa que haya habido robo, porque eso es lo que la gente no entiende. En un club deportivo donde no hay plata y no tiene fines de lucro no puede haber robo, pero esa cuestión es súper difícil de explicar. Porque en Colo Colo para firmar un cheque tenían que participar como catorce personas, entonces estaba hecha burocráticamente la institución. Estaba la comisión económica, la gerencia, el contador, etc.

Entonces, no era la cosa que tú andabas con un maletín con plata, como decía Bonvallet. Colo Colo no era así, era un institución desde hace muchos años. No porque llegáramos nosotros. La cuestión era súper ordenada. Los balances eran publicados todos los años. En las asambleas te preguntaban desde el sueldo del utilero hasta cuanto había costado el pase de fulano.

 

Entonces, ¿después de conseguir la Copa Libertadores quisieron abarcar más de las posibilidades que tenían?

-Esa es la idea. Entre otras cosas nosotros podíamos haber vendido jugadores más baratos de lo que nos habían costado y haber hecho caja. Pero no podíamos haber ido a dar la hora a la Copa Libertadores. Todo lo contrario, queríamos potenciar el equipo para la Libertadores. Entre otras cosas, nosotros teníamos la política que ningún jugador de Colo Colo podía ser transferido antes de los 23 años. Y usted puede revisar las transferencias y se va a dar cuenta de que todos los jugadores transferidos fueron sobre los 27. Yo tenía una máxima que siempre decía: “aquí compadre para salir de Colo Colo primero gane títulos y sea famoso en Colo Colo, después salga.

 

Entréguele a Colo Colo lo que invirtió por usted”. Mi política siempre fue trabajar y engrosar las divisiones menores. Estuve a cargo de tres proyectos. Uno se llamó grupo de proyección entre el ’86 y el ’87. Después fue Ruta al Éxito entre el ’87 y el ’90. Y finalmente en el ’92 alcancé a esbozar juventud 2000. Que si puse en marcha a mi vuelta el año 1995.

 

Si usted se fija la cantidad de jugadores que Colo Colo hizo debutar, no sólo en Colo Colo sino también en otros clubes, se encuentra la friolera de 220 jugadores, lo que no es menor. Yo volví con Peter el ’95, y posteriormente el ’98 entró un nuevo directorio con Raúl Labán y Aníbal Silva.

 

Ellos llegaron con otra idea que es la de Colo Colo Súper Star, Querían hacer un edificio ahí donde está el Caupolicán; hacer un complejo en el estadio, y ahí dije chao, me fui. Después vinieron aquí a mi casa el ’99, cuando estaban hasta el cogote con Nelsinho que yo no lo traje, y me propusieron ser asesor ¿Qué significaba ser asesor? Que me presentaban los contratos y yo los revisaba. Primero vino Nelsinho, que vino a comer a mi casa, quería que fuera a hablar con los jugadores, yo le dije “yo no tengo ningún problema con los jugadores. Mi problema es con los de arriba”.

 

¿Ahí asumió como asesor?

-A fines del ’99 me vinieron a pedir que fuera a buscar un técnico, Hugo de León. Me dieron carta blanca. Yo les dije “¿y si me sale muy caro y no quiere venir?” y me respondieron “elija”. Hugo de León no me quiso recibir, me mandó a hablar con un empresario y lo corté. En ese momento estaba cuando me dijeron que Fernando Morena estaba sin club. Fernando Morena había sido un antiguo anhelo de Colo Colo, cuando nosotros trajimos a Mirko Jozic. Le dije a Fernando Morena que no contaba con las condiciones  que él quería, pero le dije “vamos, yo te pongo la firma de apoyo en la parte deportiva”. Me lo traje en un vuelo, se reunió con el comité directivo, llegaron a acuerdo y firmó. Yo revisaba los contratos nomás.

 

¿Ya estaba complicado Colo Colo de nuevo?

-Sí, para mí Colo Colo se complicó el año que yo me fui, el ’98. Te explico por qué. Nosotros habíamos vuelto el ’95 e hicimos los contratos para el ’95 y el ’96. La plantilla costaba 120 millones de pesos cuando estaba yo y todos los jugadores terminaban contrato entre el ’99 y el 2000. Colo Colo salió campeón el ’98 y Labán y Silva lo único que querían era sacarme a mí, porque querían el poder del fútbol. Yo les dije que me iba, porque ellos querían hablar con los jugadores para renovarles contrato. Yo les dije “pero qué contratos van a renovar, si acaban de salir campeones y terminan contrato el ’99 y el 2000”. Ellos lo que querían era congraciarse con los jugadores, que los jugadores los conocieran, sentirse gente importante. Entonces, yo no les aguanté y me fui en marzo.

 

¿Ese fue el mayor despropósito económico?

-Claro, porque la planilla, que era de 120, pasó a ser de 320 millones de pesos. Esos son doscientos millones al mes.

 

¿Pero ya no venía mal Colo Colo, por el problema de no poder vender jugadores?

-No. Venía con los problemas propios de cada club. Después sí vendieron jugadores, pero los vendieron después de que yo me fui, el ’98. Vendieron a Pablo Contreras, a Claudio Maldonado. Los vendieron cuando eran jóvenes, porque querían hacer caja y despotenciar al equipo. Ocurre que si usted pesca doscientos millones al mes y los multiplica por doce, le dan 2.400 millones al año. Si usted multiplica por cuatro años son 9.600 millones, y esos son veinte millones de dólares, que era la plata que Colo Colo debía para la quiebra. Entonces no es que alguien se haya robado la plata.

 

¿Al despotenciarse Colo Colo y no rendir bien en las competencias deportivas también se acarrea un problema de caja?

-Claro, se despotencia, y al despotenciarse queda eliminado de las grandes ligas. Pero el problema de caja ya viene por el aumento de la planilla. Es una mala gestión administrativa. Las otras ramas eran puro déficit, puro gasto. El fútbol de por sí se financia. Además, Colo Colo tenía una vieja pelea, que nadie le ha dado crédito, pero que ya va a aparecer, que era la televisión. Colo Colo y la U son dueños de sus derechos de imagen, por lo tanto no corresponde que se vote la repartija de parte de su patrimonio en el consejo de presidentes. Entonces, Colo Colo y la U le ponían la mano a la ANFP cuando quería negociar por ellos. Ellos podrán negociar por mí, pero no pueden disponer de mí, de mi patrimonio.

Te explico. El médico puede examinarte, hacerte curaciones, pero si te quiere operar finalmente te tiene que preguntar a ti. Entonces en la ANFP estaban impedidos legalmente porque tanto Orozco como Dragicevic le ponían la tranca.

Había que sacarlos como fuera y poner a gente que les diera autorización para negociar. Pusieron a los síndicos, y los síndicos lo primero que hicieron fue autorizar de por vida a Colo Colo para que regale los derechos a la ANFP, para que disponga de los derechos de Colo Colo. Y lo mismo hace en la U el síndico Edwards.

 

¿En qué momento se dio cuenta de esa ambición por los derechos televisivos?

-Yo me di cuenta adentro, como asesor. Siempre se los dije. Les dije lo que venía.

 

¿Y los dirigentes no lo percibían?

-No, porque ellos buscaban poder personal. Yo no tenía ninguna ambición de poder porque yo era conocido y ellos lo que querían era sentarse ahí donde estaba yo. Yo ya había ganado la Copa Libertadores y la mayoría de esos pajarracos no habían estado ni siquiera en las cercanías de Cienfuegos.

Por lo tanto a mí me daba lo mismo. No iba a las reuniones. Yo era un asesor que si me llamaban iba.

 

¿Le sorprendió la quiebra?

-A mí no me sorprendió porque me la había anticipado Ricardo Abumohor en un viaje que hice por otro motivo a la Confederación Sudamericana el año 2001. Abumohor me preguntó “pa’ dónde vai” y yo le respondí “a representar a Colo Colo a la Conmebol, en el sorteo de la Supercopa”, y ahí me dijo “pa´ qué vai si Colo Colo va a quebrar y todos estos huevones van a caer presos”, un año antes. Y están de testigos Marcos Sotomayor, Cumsille y Marcone, que iban conmigo en el avión. O sea esta cuestión estaba orquestada.

 

¿Y usted vislumbraba una quiebra en Colo Colo?

-Ocurre lo siguiente. Colo Colo quebró por cincuenta millones de pesos. O sea, la hubieran pagado al otro día. Entonces fue una artimaña.

 

¿Cuáles fueron los principales operadores que instan la quiebra?

Aylwin-Frei, Lagos, Insulza, Espina y Heraldo Muñoz. Esos son los operadores políticos. En el fútbol: Salah, Ricardo Abumohor, además de Darío Calderón y el gerente de una bebida de fantasía. (Besoaín de Coca Cola)

 

¿Cuál era el objetivo de todos ellos?

-El objetivo era ganar la tele. Cosa que lograron. Hoy la tele no es de los clubes, es de las empresas privadas.

 

¿Y los objetivos de Frei y Lagos?

-A ellos les contaron un cuento. Les dijeron que los dirigentes se llevaron la plata para la casa. Entre esos contadores de cuento estaba Carlos Soto, el presidente del Sindicato de Futbolistas. Les dijeron que este era un súper negocio, en el que se escapaban millones y millones de dólares todas las semanas. Ellos dieron fe de eso. Y tú sabrás que los motivos económicos mueven a los políticos. El hecho de que yo sea dueño de dos empresas y financie la campaña de Frei o la de Lagos, me da un poquito de autoridad para pedirles alguna ayudita. Y esas ayuditas estuvieron ahí.

 

¿Este proceso del fútbol es parte del modelo de sociedad también?

-Claro ¿Qué son los empresarios chilenos? Los emergentes empresarios chilenos son casi todos neoliberales. Ellos se meten en los negocios sabiendo que hay utilidades. Ellos no arriesgan. Y cuando están perdiendo plata se coluden en monopolios. Ejemplos tienes por montones: La Polar, las farmacias, lo que quieras. El fútbol era una expresión social, unida al deporte. Cuando David Arellano creó Colo Colo no creó un negocio, creó un club social y deportivo, que significaba juntar a la gente para mediante el deporte tener una actividad sana de sociabilidad. Hacerse conocido en los barrios y todo lo demás. No fue que se sentaron las bases para producir una empresa que produzca plata para otra cosa.

 

¿Qué sensación tiene usted de que la mayoría de la gente se haya quedado con la imagen de que usted y Peter Dragicevic eran quienes actuaban de manera poco transparente?

-Yo no vivo con las sensaciones de otros. Las tengo que aceptar como son. Aquí se desprestigió a una masa dirigencial. Se le asesinó mediáticamente para que no hubiera líderes. Pasaron generaciones de puros huevones. Le voy a contar la historia de la rana sobre el agua hirviendo. Los poderes económicos funcionan con la política de shock y la rana sobre el agua hirviendo. La política de shock dice que el día que mataron a Allende (yo no soy allendista), todos los que acompañaron a Allende eran malos. Todos eran ladrones. Se desprestigiaron a todos los parlamentarios de izquierda.

 

No había ni un huevón que dijera que era de izquierda en este país. El 12 de septiembre en la mañana no había nadie de izquierda, te lo digo yo que era militar en esa época. Todos los que olían a izquierda eran ladrones, sinvergüenzas, terroristas y de todo. Esa se llama política de shock. La rana hirviendo viene después. Si usted pesca una olla de agua hirviendo y pesca a la rana y la tira a la olla, la rana salta para afuera. Pero si usted pesca la rana, la tira a una olla con agua fría, y la empieza a calentar a fuego lento, la rana se muere, se cuece viva y no se da ni cuenta ¿Entendió?

 

Eso es lo que se hizo en el fútbol. Téngalo muy claro y subráyelo, porque aquí hay un contrasentido. Usted cree que un asesor, en cualquier empresa que quiebre, de cualquier rubro, ¿es siquiera llamado a declarar? No, porque los asesores no toman decisiones. No están comprometidos con la empresa. Ellos boletean. Es un agente externo a la empresa que es consultado sobre ciertas medidas. Por lo tanto los asesores per se no tienen ninguna participación. Si usted pesca La Polar no hay ningún asesor procesado. Son todos directores con cargo. Por lo tanto, si usted pesca la fecha en que yo me fui, en marzo del ’98, pasaron casi cinco años hasta el 2002, en que yo estaba fuera de cualquier decisión de carácter económico dentro de Colo Colo. Yo sólo giraba contrato con un presupuesto que me asignaban.

Entonces si usted tiene dos dedos de frente, una persona que es asesor no puede ser llamado ha comparecer por responsabilidad en una quiebra.

 

¿Y lo llamaron?

-Nunca. Por lo que sí me llamaron fue por una información que Bianchi, Bonvallet y compañía  echaron a correr en Chilevisión. Decían que yo tenía pases de jugadores y que les cobraba y con eso evadíamos los impuestos.

Esa acusación las hicieron públicamente, por lo tanto vino la Eleonora Domínguez, quien me citó y en 24 horas me metieron a la capacha. Al otro día en la mañana me citó la jueza y me pregunta:

-¿Usted por qué está aquí?

-No sé, usted me llamó.

-Ah, usted es el conocido Guatón Vergara ¿Qué puede decir a su favor?

-No sé, ni siquiera me ha dicho los cargos. (Nunca los hizo)

-¿Cuál era su cargo en Colo Colo?

-Asesor.

-Pero cómo asesor, usted es accionista en la inmobiliaria.

-Ah, obvio, tengo cuatro asientos.

-¿Y qué me puede decir de la evasión tributaria?

-No tengo idea, yo boleteo solamente, no tomo decisiones en Colo Colo. En todo caso le dije " ello fue un invento del SII re-interpretando el DFL1 para inflar una deuda inexistente que tenía un solo propósito leonino, expropiar los clubes de fútbol a los hinchas para lucrar con sus marcas monopilizando la actividad con fines mercantiles.Me miró incrédula y me mandó a dormir en Capuchinos y a otro día me dijo que estaba en libertad y que me iba a llamar. Nunca más me llamo.

El día que caí preso salí en todos los programas, en todos los diarios. Cundo salí en libertad no salí en ningún canal. Pasaron los años y nunca me llamaron.

Después salió el fallo, todos exonerados y yo ni siquiera fui procesado.

 

¿Con Peter Dragicevic pasó lo mismo?

-Pero Peter estuvo preso porque era el presidente del club y Gabriel Artigues estuvo preso porque era el gerente del club. Ellos tenían responsabilidad del cargo, la quiebra por lo demás fue un ardid de empresarios y políticos corruptos.

 

¿En todo el proceso de administración que culmina en la quiebra usted no tuvo responsabilidad?

-Pero cómo voy a tener. A ver, cómo explicarte. Si yo hubiera tenido algún cargo de los que tuve antes tampoco hubiera tenido responsabilidad. Porque los que tienen la responsabilidad en cualquier caso de quiebra no son precisamente los directores del fútbol.

 

¿Y tiene alguna autocrítica sobre las decisiones que tomó en su período como encargado del fútbol en Colo Colo?

-Ninguna, es cosa de que revisemos. Pude haberme equivocado en traer algún jugador, pero si usted tira la raya para la suma, yo traje 84 jugadores, más del 70% llegó solo, sin representantes, hoy en día nadie llega sin representante. Además es difícil esto, porque es súper especial. Para tocar la guitarra y ganar hay que subirse al escenario. Obviamente que usted u otra persona pudo haberlo hecho mejor que yo, pero en la práctica no hay ninguno que me llegue ni a los tobillos. Porque yo que trabajé en cadetes le produje a Colo Colo una cantidad enorme de plata, no se la produjo ni Peter, ni Eduardo, ni los dos juntos. Y le aclaro una cosa mayor aún: extrañamente Menichetti se va a la mierda cuando yo me voy y Peter se va a la mierda cuando yo me voy. Pero sus mejores momentos como dirigentes son cuando yo estoy. Esos son hechos comprobables

 

¿Qué dirigentes son los principales responsables de la quiebra?

-Pero de qué quiebra estamos hablando, si aquí pudo haber estado a cargo el ministro de hacienda, Büchi, o cualquiera y Colo Colo quebraba igual. Si hubiera estado Jesucristo a cargo de Colo Colo lo quiebran igual. Esto fue una “movida de inescrupulosos que quieren los derechos de imagen de Colo Colo y la U y explotar sus marcas a costa de los hinchas, Se están llevando el fútbol para su casa incluyendo la selecciones

 

¿Tiene que ver con una manipulación?

-Exactamente. De qué quiebra me estás hablando ¿Usted sabe cuánta plata puso Blanco y Negro para levantar la quiebra? No sólo usted no sabe, nadie sabe. Yo sí lo sé. Según Saffie, en el peor de los momentos Colo Colo debía 60 millones de dólares. Tenía que vender el estadio y aun vendiendo el estadio Colo Colo no alcanzaba a pagar la deuda ¿Se vendió el estadio? No. Se vendió el teatro monumental, ¿sabes a cuánto? En 160 millones de pesos, se regaló. La sede se regaló en 70 millones de pesos y los muebles se los llevó Saffie para la casa. Entonces, ¿esas platas ayudaron a levantar la quiebra? No. Y tampoco se sabe cuánto tuvo que pagarse ni cuánto tuvo que renegociarse para levantar una quiebra, que era por cincuenta millones y que estaba pagada al otro día. Entonces cuando usted me habla de la quiebra, quiebra significa que el patrimonio es menor que las acreencias, acá no era el caso. Por lo demás una corporación de derecho privado sin fines de lucro no puede quiebrar. Acá metieron la poruña Aylwin, Frei, Lagos, Piñera y Bachelet

 

¿Técnicamente nunca hubo quiebra?

-No, nunca hubo quiebra en la medida que el club siguió funcionando. Quiebra hay cuando usted suprime al club. Y si Colo Colo hubiera quebrado hubieran tenido que enajenar los bienes y haber entregado el club a la asamblea, cosa que se pasaron por cierta parte. Y voy a ser más claro aún: ¿sabes en cuánto evaluaron a los jugadores de las cadetes de Colo Colo en 2002? En cero. Eso hicieron Varela, Menichetti, Larraín y Vial y todos los que armaron el cahuín de Blanco y Negro. Después con esos jugadores recaudaron 32 millones de dólares ¿Sabes por cuánto fue la quiebra de Colo Colo al final, considerando los impuestos que debía todo el fútbol chileno? Por 20 millones de dólares ¿Sabes cuánto pagaron estos por quedarse con Colo Colo? 12. ¿Y usted me viene a preguntar por una quiebra? Eso pregúnteselo a los que no saben, no a mí.

 

¿Y Varela y Baquedano qué rol jugaron ahí?

-Varela, Baquedano, Vergara Villarroel, Ruitort, Menichetti y todos esos armaron un contubernio cuando se produjo la quiebra para sacar a Colo Colo de sus bases, porque ellos nunca iban a ganar una elección. Eso lo hicieron para pescar a Colo Colo y pasarlo a una “rareza” privada ¿Usted sabe quién hizo el estudio de Colo Colo por parte de Larraín Vial? Raúl Labán ¿Sabe usted qué vicepresidente fue el que endeudó a Colo Colo? Raúl Labán. Después trabajó para Larraín Vial buscando la solución para Colo Colo en el área privada ¿Usted sabe quién integró la comisión que creó la ley de sociedades anónimas en el deporte? Aníbal Silva, el otro, en el grupo Tantauco. Entonces si usted es inteligente pesque todo lo que le digo y revíselo.

 

¿Le duele lo que está pasando con Colo Colo?

-A mí no me sorprende lo que está pasando con Colo Colo, lo triste es que se demoró diez años. Porque esto mismo lo dije y hace diez años.

 

¿En su momento la prensa fue muy pasiva con los que entraron y muy agresiva con los que salieron?

-Pero por supuesto, ¿quiénes son los dueños de los medios? Bianchi empezó a tirar mierda a las sociedades anónimas y le dijeron que si seguía lo iban a echar. Ahí se quedó callado. Y eso que ustedes no han investigado a Saffie, que es un pilluelo absoluto. Después de Colo Colo él se retiró de su rol como síndico. Ahora dicen que yo estoy detrás de Mosa y que le pagaba al Pancho Malo. Yo ni pescaba a la Garra Blanca. También dicen que yo inventé la Garra Blanca, cuando lo que yo inventé fue la Barra Juvenil. La Garra Blanca fue creada el ’85 y nosotros llegamos el ’86.

 

¿Qué rol juega hoy la Garra Blanca?

-Es que no los conozco. Los veo gritar contra Varela y el año pasado eran de Varela. Los veo gritar contra Levy y eran de Levy.

 

¿Le está saliendo mal el negocio a los de Blanco y Negro?

-Es que esto nunca fue un negocio. El negocio de ellos fue sacar todo lo social y quedarse con la plata. En Colo Colo tú tenías derecho a equivocarte, porque cada cuatro años se elegía presidente. Hoy día no tienes derecho a equivocarte. Es lo mismo que Pinochet hubiera dicho “la izquierda lo hizo tan mal que ahora formamos parte de la bandera de Estados Unidos”. Lo habríamos pasado el descueve los primeros años. Pero Colo Colo desde que fue creado tiene cinco conceptos esenciales. Es un club soberano, independiente, libre, autónomo y solidario. Y solidario implica que en Colo Colo nadie sobra y no existe la discriminación. Colocolino es guatón, chico, pelado, lo que quieras, con plata o sin plata, flaite o no flaite. Colo Colo no es un club elitista. Es del pueblo y eso no lo puedes segregar. Y hoy en Colo Colo tienes pelolais y palcos vip. Siempre cuando Labán y Silva querían hacer palcos vip, yo les decía, ¿y por qué no hacemos tres mil galerías y bajamos los precios?

 

¿La gente se ha dado cuenta de esto?

-Se ha demorado pero creo que ya hay algunas veces. Tengo casi cuatro mil seguidores en Twitter y en Facebook. Hay voces, pero algunas están influenciadas, porque muchos creen que nosotros nos robamos el club. Entonces terminaste un estadio entre el ’86 y el ’87, saliste siete veces campeón, ganaste la Libertadores, aumentaste a 17 las ramas deportivas, setenta filiales, cinco mil cabros chicos jugando a la pelota, ¿y quebraste porque te robaste la plata? No resiste ningún análisis. A menos que seas un prejuzgador que te dejas llevar por lo que escuchaste y en este país el 90% prejuzga. Si la mina es linda es puta, si el huevón tiene pinta es maricón, si el gallo tiene plata es dirigente. Esa es la historia.

 

¿Y los políticos se están dando cuenta?

-Los políticos no se dan cuenta. Escalona dijo que se arrepentían, pero Espina dijo que era lo más maravilloso que se había hecho en este país. Obvio, si a Espina no le importa nada la gente. Sólo le interesa estar bien con los empresarios para que le financien la campaña.

 

¿Irá a cambiar algún día esto? ¿Colo Colo volverá a ser como antes?

-Mira lo que pasó con Bielsa. No les sirve para sus intereses y chao. Mira lo que pasó con Mayne-Nicholls, de quien yo no soy amigo, porque él quería el poder en la ANFP y yo lo quería en los clubes, porque son los clubes los que tienen los jugadores, no la ANFP. La ANFP es algo híbrido. Los jugadores no son de la Selección, son de los clubes.

 

¿Están muy metidos los poderes económicos en el fútbol?

-Los grupos económicos ahora las quieren todas. Quieren poner y sacar senadores, diputados y presidentes. Tú sabes que las mineras no pagan impuesto al combustible, ¿y por qué lo tienes que pagar tú? Y las mineras se llevan la plata para afuera ¿Qué mitiga? Hace dos canchas de tenis para la gente que está muriéndose de hambre y sin agua.

 

¿Existe alguna forma de recuperar Colo Colo?

-Sí. Primero que todo tiene que auto-convocarse todos los socios. Hoy son una minoría, pero con el 10% alcanza.

 

¿Usted es socio?

-No. Y no volvería para nada. Mi tiempo ya pasó. Pero la solución de Colo Colo es auto-convocarse, sacar un acta y decir que pedimos elecciones. Se pide la renuncia a Varela y a todo el club deportivo. Vamos a una elección con lo que hay y se elige un directorio nuevo en la corporación. Y la corporación crea una sociedad anónima cerrada para socios de Colo Colo, creando una amnistía general. Que los cien mil socios de Colo Colo paguen diez mil pesos y vuelven a ser socios. De inmediato se llama a los colocolinos en ese fondo que se está creando. Si hay treinta mil se les pide veinte lucas con todos los derechos. Se junta un pozo tal para recomprar acciones a estos sátrapas. Y lo primero que les dicen es “por qué no se van”. Porque la fuerza de la gente en el estadio es lo que vale, no de la Garra Blanca, de toda la gente, como se pararon el otro día.

 

¿La gente tiene conciencia que este es un problema del modelo de las sociedades anónimas?

-Eso está pasando, el problema no es Levy, el problema es Blanco y Negro. La gente está cantando contra Blanco y Negro. Es cosa de ver Twitter. Y Pancho “Malo” se está dando cuenta de eso y por eso ahora está en contra de Blanco y Negro, para mantener su cuota de poder. Porque si éste es un movimiento de la masa, la barra vale callampa. Si en la barra son 300 cabros y los socios son mil. Ellos son un tercio de los socios.

 

¿Se ha perdido el espíritu de Colo Colo?

-Colo Colo es un equipo sin alma. El objetivo de los jugadores es pasar, mostrarse e irse para afuera. En cadetes los cabros chicos están todos con representantes. Ese cáncer lo trajo Zamorano a Colo Colo.

 

¿Ya no es el Colo Colo de David Arellano?

-El Colo Colo de Arellano se ve en las crisis. Antiguamente el poder de las comunicaciones era menor que ahora. Hoy la prensa está en manos de los dueños del capital, porque estos huevones se han ido adueñando de todo. Antes te podías estacionar sin infracción. Ahora no, las calles están licitadas. A estos huevones les falta privatizar las sombras y las veredas.

 

¿A qué está dedicado hoy?

-Hago asesorías, hago clases, trabajo en el pasto sintético haciendo torneos y competencias en fútbol 7 y en las ligas. En el fútbol profesional el último equipo que asesoré fue Puerto Montt. Sí asesoro a clubes de afuera. Me dedico a la búsqueda de jugadores para mexicanos, españoles. Recomiendo técnicos también.

 

¿Cómo está su relación con la prensa?

-La prensa hace su negocio, eso lo entiendo. Puede ser una muy bonita profesión, como también un vil oficio. Hay verdaderos terroristas del micrófono que inventan mentiras, y también hay flojos. Si no dices lo que quiere el editor, te echan. Y como las universidades están en manos de los que quieren producir mano de obra barata, la ética se va a la cresta. La dictadura económica es peor que la dictadura militar. A mí me tuvieron cinco años callado. Mis amigos periodistas me decían “Jorge no podemos sacarte, estás vetado totalmente”.

 

Yo soy un gallo complicado para ellos. Si con todo el poder que tuvieron no pudieron meterme preso, quiere decir que no hubo robo. Estaba la PDI y hasta el OS7 de Carabineros investigándolos. Nos pusieron hasta orden de arraigo y no teníamos ningún proceso. Unos detectives me dijeron que tenían orden de encontrarme cualquier cuestión y me avisaron que me iban a inventar evasión de impuestos. La quiebra de Colo Colo fue calificada sin calificación, no fue ni fortuita, culposa, ni fraudulenta, porque no pudieron encontrar nada. Es más, después de eso fue cambiada la Ley de quiebra, cacha la magnitud del tema.

 

 

Con todo el poder no nos pudieron encontrar nada de nada, pero sí nos mataron mediáticamente. Los demás no importan. Los fuertes en Colo Colo era yo por mi conocimiento y Peter por lo que representa.

 

Mostrando VERGARA.jpg

Última actualización el Viernes 23 de Junio de 2017 02:57
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar