CARLOS SOTO EX PRESIDENTE DEL SIFUP PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Dante Faundez   
Viernes 26 de Mayo de 2017 11:56

El ex presidente del Sifup, Carlos Soto Olivares, estuvo cuatro períodos encabezando una agrupación de trabajadores, más bien especial, distinta, porque a pesar de estar condicionados por la ley laboral, el fútbol es una actividad que no produce, por tanto, no cuenta con los mismos beneficios que tiene un asalariado de empresa. Carlos Soto, fue protagonista el día en que se formularon las propuestas que en definitiva cambiarían la estructura del fútbol profesional, transformándolo ahora en una “industria”, que es el concepto que se usa para calificar esta actividad deportiva.

 

Desde su espacio apoyó la medida, puesto que pensó en el “bienestar del futbolista”, pese a ello reconoce algunos vacíos en la ley, vacíos que hoy tienen a casi 500 jugadores cesantes, mientras que muchos de los que están en actividad reciben sueldos muy por debajo de lo que deberían percibir. Reconoce la desvinculación con del club deportivo con el hincha, pero le otorga crédito a los administradores, finalmente dice “es quien paga los sueldos de los jugadores”. Es probable que tenga razón, no obstante, no podemos dejar en el olvido que de afectos también vive el hombre.

¿Cuántos períodos en la presidencia del SIFUP?

Desde el 98´. He sido reelecto cuatro veces, cuatro períodos.

¿Cómo evalúas la gestión?

Bien, bien en el sentido que cuando asumimos esto con Carlos Ramos y Mario Salas, no había una estructura de sindicato y poco a poco fue ordenándose todo esto. Primero las reivindicaciones normales de cualquier sindicato: revisión de deudas, cotizaciones previsionales. Ha sido un largo camino, porque el sindicalismo es una maratón, no es hagamos un sindicato, no es llegar e instalarse y sobre todo en nuestro país que cuesta tanto formar sindicatos y comprometer a la gente.

¿Hay conciencia de la necesidad de contar con un sindicato, digo de parte de los jugadores, dueños del espectáculo finalmente? Sí, hay una particularidad dentro de los futbolistas en general, no podemos obviar que también hay excepciones, pero ellos tienen conciencia de clase. Los jugadores, saben de dónde vienen. Hay conciencia colectiva, son solidarios.

 

¿Eso es ahora o cuando asumiste ya existía este sentimiento? Sabes, hoy está conceptualizado. En mi época había mucho temor. Temor a las represalias, a ser sancionados, a opinar, costaba mucho. Recuerdo una conversación con Alfonso Swett, a quien conocí en mi paso por Universidad Católica, y me topé con él y sugirió que cambiáramos el nombre de “sindicato” riendo lo decía y le respondí que cuando ellos cambiaran su figura quizás lo haríamos nosotros también, cambien de corporación le decía yo, sin saber en lo que estaríamos hoy. Como sindicato, somos distintos al resto de los clubes de América, quienes no se afilian a sindicatos, porque existe un vínculo en la mente de la sociedad asociado con la revolución. Tienen un concepto antiguo del sindicalismo. Nosotros no tenemos esa dificultad, porque las distintas directivas tienen diversidad. Nosotros hacemos política, pero no partidista.

Cuando asumes la presidencia, ¿Qué fue lo más complicado para consolidar el SIFUP? Hay varias cosas. Cuando empezamos con Mario y Carlos en el 97´ hubo una huelga que fue la primera del último tiempo, así, masiva, fuerte que partió por no presentar un convenio colectivo, pero al final terminamos pagando deudas de cuatro equipos. Al año siguiente costó reorganizarnos, de hecho fui electo con tan sólo 14 votos, no votó nadie más, porque las votaciones que eran enviadas por fax no tenían validez

¿En esa época, eran todos socios o solamente el que quería serlo?

No, siempre hay libertad. Libertad, libertad de asociación que está consagrada en la constitución y nosotros damos libertad. El que quiere participa.

En su mejor momento ¿Cuántos socios llegaron a tener? Menos de los que hay ahora. Pienso que ahora tenemos el peak de socios, es decir, de 1400 contratos ingresados hay 1100 que son socios, más de un 90 % de los jugadores. La diferencia que en esos años el sindicato actuaba de manera más amateur si lo queremos profesionalizar (sic). O sea uno no se podía dedicar al 100%, no había recursos, si bien golpeábamos la puerta del gobierno se escuchaba, pero no como ahora.

¿Todos los clubes tenían al menos un representante?

Nosotros somos un sindicato interempresas, es decir, reunimos trabajadores del mismo sector, pero con distintos empleadores. Hasta hoy, se pelea en las reformas laborales. El 334 que establece, el código del trabajo, que si un conflicto interempresas presenta un convenio colectivo o contrato colectivo va a tener que regular los acuerdos laborales entre empleador y trabajadores y tiene que ver también con las remuneraciones. Está limitado porque el empleador tiene la facultad de decir si o no, es decir, si negocia o simplemente rechaza, normalmente lo rechazan.

¿Siempre se han regido por el código del trabajo?

Sí, además del código del trabajo, también una mezcla entre decreto Fuerza ley del 70, normativas de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, FIFA, pero a medias. más que FIFA, por los estatutos de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional ANFP.

¿El mismo trato que cualquier trabajador, es decir, con los respectivos descuentos, por ejemplo?

Es difícil, porque ahí se mezclan varias cosas. Te hablo de cómo se regía el fútbol, pero hay un aspecto que hasta hoy tiene repercusión. Después del Decreto ley 3500 que cambió el sistema de pensión en Chile, los únicos que hicieron una ley especial o régimen especial de previsión fueron las Fuerzas Armadas, FFAA, mientras que los trabajadores a partir del año 83, empezaban un trabajo estaba obligado a cotizar en una Administradora de Fondos de Pensiones, AFP, sólo quienes venían del período anterior seguían en el Instituto de Normalización Previsional, INP, pero qué pasó con los futbolistas, qué pasó con la gente del fútbol, siguió en una inercia y nadie se preocupó de la actividad, no estaban en ninguna parte, siguieron igual. ¿Los contratos estaban en la ANFP? Claro, y el jugador ocasionalmente tenía copia del contrato, pero se entendía que la ANFP era el órgano rector, porque el decreto fuerza de Ley F 1, del año 70´establecía que la figura del futbolista era de empleado particular, por lo que debíamos cotizar en la Caja de Empleados Particulares, por eso de cada entrada se guardaba un dinero para el pago de cotizaciones, así era desde el 70´ hasta hoy. En algunos casos hubo discontinuidad, porque sólo se pagaba cuando existía el contrato, es decir, si firmaste en enero y terminas en noviembre y no encuentras club hasta enero del año siguiente pasan cuatro meses produciéndose el desorden que hoy nos tiene igual preocupados, todavía hay gente que no puede jubilar, porque tiene muchas lagunas.

¿Hoy, en qué posición está el futbolista, en este escenario SA?

Está siendo considerado un trabajador como cualquier otro, pero tiene un capítulo especial dentro del código del trabajo, cotiza como un trabajador más. Está en mejores condiciones que antes de las SA. La ley para los futbolistas, quedó resguardada en algunos aspectos, por ejemplo, el pago de cotizaciones previsionales o el pago de remuneraciones cuando corresponde.Cuando un jugador no recibe el pago de sueldo puede reclamar a entidades superiores, es decir la ANFP, en tal sentido es la ANFP quien debe retener los dineros del club que adeuda y pagar a los jugadores. Es difícil que un jugador quede sin cobrar, puede que haya un atraso, pero se paga.

¿Y qué pasó con Deportes Concepción?

Hay casos especiales: Concepción fue uno de esos casos. En todo caso, los jugadores no reciben liquidaciones, se les deposita y ahí va el detalle de los pagos.

¿Los socios del sindicato son activos o pueden estar ajenos ya a la actividad?

Activos, pero si hemos agregado a los inactivos, para que puedan obtener beneficios o también participar, porque a los jugadores les gusta pertenecer al sindicato. Pueden ser dirigentes también. Ojalá pudieran ser el punto está en que el jugador activo se le complica ser dirigente. Hoy, tenemos uno activo, luis Pedro Figueroa, que viene cada cierto tiempo y el otro es Ricardo Rojas que se retiró siendo dirigente. Lo mejor es que el jugador esté decidido a trabajar para el sindicato.

Además de Concepción, hay clubes con dificultades, ¿Qué hace el SIFUP en esos casos? Los clubes cerraron a Concepción. Hay tres clubes que siguen como corporaciones: Cobresal, Curicó y Puerto Montt. Entonces, Puerto Montt puede que tenga atrasos pero es porque ya cumplió, se demoró un día, quizás, pero no dos meses como era antes. Lo de Concepción, en todo caso, no es justificación, pero tener que pagar mil 200 millones de pesos para un club como Puerto Montt es una locura, los clubes acordaron la salida de Concepción. Respecto a si este sistema es mejor para los jugadores, si es mejor. Porque tienes a quien apuntar a quién dirigir. Hoy, salvo Conce que es especial los demás han cumplido, salvo Conce, pero es un problema que tiene la ley. Concepción, el dueño, el último dueño, se fue del país y jodió el club, ahora dónde viene el problema que si deben tener atención.Nadie respondió, nadie de las fuerzas vivas dijo yo voy a cumplir con las obligaciones, otra cosa es que tu digas como corporación, como club a antigua, digan nosotros asumimos, está bien me parece, pero esta es la deuda. Qué pasa en el caso de Conce, nosotros no tenemos competencia. Si quieren ver a Conce en el fútbol profesional, hagan algo.

¿Hay fiscalización por parte de la superintendencia de SA?

No, no hay, no existe. Hay más seguimiento a las SA abiertas, Colo Colo, U. de Chile y U.Católica, porque ellos se tranzan en la bolsa, el resto como SA cerrada no, entonces, no hay herramientas para fiscalizar. Eso debería tener alguna modificación en la ley de SA Hay fiscalización pero, para la concesionaria, pero en favor del inversionista, no del jugador o del hincha. Una cosa, no es la palabra fiscalizar. La superintendencia no tiene atribuciones, ellos pueden solamente recibir informes, pero no tiene mayor facultad. Ahora si deberá venir la exigencia es si los jugadores dicen no nos han pagado, ahí explotarían las cosas.

¿Pero qué pueden hacer ustedes, mira lo que pasó en Concepción?

Lo que nosotros podemos hacer es hacer lo que hacemos ahora. Conce es una excepción, porque se llevaron la plata, se la llevaron nomás. Ese el punto.ahora uno dice a quién le corresponde esa responsabilidad, es decir, si hay una institución que tiene que pagar, no sé, cien pesos y llegan los accionistas y dicen yo los pago y se quedan, lamentablemente saquemos a Conce, miremos otra realidad de club, porque la excepción es Conce. Al final cualquiera sea la figura, estando mal administrada le va a pasar lo que a Wanderers o lo que le pasa a Puerto Montt. No es que sólo como corporación sea el problema. Como SA también han existido problemas y sean fundaciones también van a tener problemas. En todo caso, la ley debe ser revisada y modificada. Desde nuestra posición estamos obligados por mandato de los jugadores a exigir el cumplimiento de los contratos laborales.

¿Qué pasó con los campeonatos. Dificulta el trabajo del jugador y de ustedes?

El mercado se vino abajo. En cien años de fútbol, es la primera vez que los jugadores son considerados en la organización de un torneo. En el mundo no ha habido paro por meterse en los sistemas de campeonatos, esta es la primera vez que existe algo así, a partir de ahora, nos van a llamar, porque si no paramos el campeonato. A partir del 2008 se regulan los campeonatos. Llegamos a un 75 %,faltó el descenso de un club, pero apretamos y ahora nos van a llamar. ¿Se perdió el vinculo con el hincha a partir de la SA? Mira lo que creo es que las SA pueden tener puntos positivos, pero también hay negativos,, la parte social no ha sido desarrollada, porque se evalúa en términos económicos . Si los clubes no entienden que tienen que tener un vinculo con el hincha para tener arraigo, es fundamental tener identidad y conocer tu historia. El concesionario mercantilizó el fútbol. No le interesa que la gente vaya al estadio. El fútbol va para allá. No podemos compararnos con otros mercados. Prefiero este sistema con todos sus ripios a lo que pasa en Argentina que no pagan los sueldos cuando deben hacerlo, en las fechas convenidas. Y cada club se la sobrevive como puede. Hoy, si en Colo Colo falta plata quién paga, Mosa tiene que pagar, en la “U” Heller. En Conce preguntaron dónde están lo responsables y al respuesta fue: no están. Entonces. En cambio como corporación no tiene sanciones ni civiles ni penales. No hay responsabilidad. Hay que democratizar el fútbol, pero no otorgándole el 51 por ciento al socio, porque el socio no va a poner dinero para pagar los sueldos de los jugadores. Hay que separar las cosas de la administración y beneficios al socio. Prefiero que la gente no siga sufriendo con que le van a pagar su sueldo cuando corresponde. Los jugadores necesitan cobrar. Si se administran mal, terminan mal. Chile es neoliberal, entonces, se generan ganancias se ganan utilidades. Everton vendió porque el dirigente se aburrió, Bloise queda solo y vende como alternativa para surgir. Acá debe haber modificaciones, un accionista no pueden tener mayoría de acciones. Debes ser dueño de un club y no más de uno. Porque ahí se manejan los resultados. Lo que pasa en el fútbol es el reflejo de lo que pasa en el país. Tres clubes que tienen mucha plata y el resto a pelar el ajo. El fútbol refleja la idiosincrasia de los países, se juega como se vive, Hoy, se vive bajo el modelo neoliberal para todas las actividades, lamentablemente. En tal sentido la necesidad nos llevó a eso, nosotros como sindicato queríamos que le pagaran a los jugadores y con alguien haciéndose responsable. Si un club tenía un gasto de quince y entraban 10 los cinco faltantes lo tenía que poner el dirigente. Nosotros necesitamos que alguien se haga responsable y como corporaciones de derecho privado no existe tal obligación. Menos si no hay fiscalización de quien corresponde. Uno podría estar horas y horas discutiendo y quizás no nos pondríamos de acuerdo, pero sabemos que deben haber modificaciones a la ley .

¿Han tenido contactos con autoridades?

Sí, con el gobierno, cuando pasó lo de Jadue hicimos dos acciones: un pedir una ley especial para la ANFP y también pusimos puntos importantes pedimos conversar con Walker, y ahí pidieron otorgar mayor participación del hincha en un 51 por ciento, no estuvimos de acuerdo estuvimos en contra, porque esa forma no va a funcionar, porque debe haber alguien que se haga responsable y nosotros creemos que la gente quiere ver a su equipo triunfar, pero no será responsabilidad de ellos cuando falte la plata para pagar sueldos. En Alemania no ponen plata. El problema es cuando el hincha tenga que poner plata para pagar los sueldos, y eso no es justo, el hincha tiene que tener plata para ir a ver jugar a su equipo. Los socios, por ejemplo, nunca pagaron sueldos, siempre fueron los dirigentes, incluso con plata de su bolsillo o con auspicios. No estamos de acuerdo en una cosa. En que un dirigente pusiera cien y perdiera cien, como ocurrió en Colo Colo con Dragicevic. Tampoco que pusieran cien y se llevaran 150 Dónde está el equilibrio, cuando uno es dueño del negocio puede hacerlo pero en otras condiciones no. El fútbol fue cambiando, porque hay más ingresos, porque hay que tener más eficiencia. En el caso de Colo Colo creo que fue tan rápido que no hubo tiempo de reacciones para el hincha y terminó en lo que está hoy, Para nosotros sigue siendo un club pobre, desde el punto de vista de lo que le pueden dar al club. Toman malas decisiones, Contratan y echan e indemnizan y ahí uno dice que una SA y una corporación deben ser bien administradas. Tienen que haber modificaciones en cuanto a fiscalizaciones y participación de los socios creamos una forma que tenga la gente la posibilidad de participar, pero debe haber un responsable mayoritario.

¿Sólo con Walker han conversado?

Sólo con él, porque es quien lidera. En todo caso, tiene puntos que no coinciden con la realidad, hay que tener alguien con obligaciones. Al jugador hay que pagar.

¿Cuántos jugadores cesantes hay?

Unos 400. Nunca habíamos tenido tantos. Es lo que provocó el sistema de campeonato, se vino todo abajo. Los jugadores firman donde pueden no donde quieren, donde le ofrezcan para no estar cesantes. Tiene que haber mezcla en lo deportivo y económico y no lo hay. No está. en el fútbol, hay demasiados intereses. Las SA vienen con un concepto que es como una industria, se va y se cambia.

¿Es muy mercantilista el modelo?

Sí, creo que si, antes se podía sancionar con un 20, hoy no se regula la actividad, tiene que haber correcciones después 11 años.La ANFP tiene un club que es la selección chilena, Las concesionarias compraron un negocio que no es como ellos pensaron que sería, es decir, fácilmente llenarse de plata. Eso no es así. Les contaron mal el cuento.

¿Tiene alguna propuesta de cambios?

Si, estamos en eso, trabajando para que hayan cambios. En primer lugar no puedes tener acciones en otros clubes. Eso como primera cosa. Las corporaciones deben crear un fondo.

¿Cómo ves el futuro del fútbol chileno?

Uff, viene una época de sequía, de sequía económica, si es que no reacciona este directorio y busca manera de inyectar dinero en los clubes. La repartición de lo que genera la selección debe ser de otra manera. No pude ser destinado al premio solamente, debe gastarse el dinero de la selección no sólo en la selección. Las utilidades deben ser repartidas en los clubes, pero contra proyecto, ojalá invertirlos en cadetes. Van a vender el canal del fútbol y el rumor de pasillo dice que el dinero que reciban los dirigentes será mucho, cerca de 3 millones de dólares y una vez recibidos se van a ir, pero ojalá que no vuelvan más.

¿Te parece bien que se hable de la “industria” del fútbol?

Si no se considera al jugador no será nunca industria. Debe considerar al futbolista, pero como parte integrante. En segundo lugar para ser industria tiene que haber participación de todos. Caupolicán Peña dice que hay que democratizar el fútbol, me gusta esa frase. No entiende la gente de las SA al fútbol como bien social y por otro lado nosotros entendemos que la administración tiene que adaptarse al fútbol. Esto no es una fábrica de camisas ni de sillas, Los jugadores deben ser considerados. Una última cosa, Piñera presentó una ley horrible, maL, mal, muy mal. Nos llamó para mostrarnos la ley, horrible qué más podría decir. Carlos Soto, dejó la presidencia del SIFUP, y no de la mejor manera. Cuestionado y entre dudas se alejó del fútbol, no sin antes haber sido parte de los cambios estructurales del balompié nacional. Es de esperar que no haya sido por intereses personales, pero así, tal como están las cosas lo más probable es que su conducta haya estado alejada de la probidad. Puede que sí, puede que no. El lector debe concluir.

(Foto: Elquehaydecierto)

Última actualización el Sábado 27 de Mayo de 2017 16:07
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar