Himno PDF Imprimir Correo electrónico

A las pocas semanas de su fundación COLO-COLO lo tenía casi todo..., nombre, uniforme, y había logrado sus primeros y contundentes triunfos...

Sin embargo, le faltaba algo... tener un himno que lo distinguiera de los demás. Que identificara a los numerosos partidarios que estaba llevando a los estadios el nuevo club.

Al principio eran sólo gritos de apoyo. Antiguos socios, casi fundadores, recuerdan de dos: "échale COLO-COLO"... "Chútale... Chútale al gol"...

Ambas fueron expresiones espontáneas, de autor anónimo, gritos de aliento salidos de las galerías y coreados por las tribunas, entusiasmadas con el indomable fútbol de los Albos.

El primer himno oficial de COLO-COLO fue escrito por el mismo David Arellano, el 26 de Marzo de 1927, cuando la delegación a bordo del vapor "Cuba" cruzaba el Atlántico en dirección a España.

A David, de espíritu sensitivo y poético, le encantó la música mexicana, por ello escribió unos optimistas versos que adaptó al corrido " La muerte de Pancho Villa ". Con el tiempo todos llamaron la obra " Fuerte COLO-COLO"...

La primera estrofa y el coro decían así:

Me entusiasma COLO-COLO,
Por sus buenos Jugadores,
Y que de todo Santiago,
Siempre han sido los mejores.

(coro)

¡Fuerte COLO-COLO!
Fue muy bello tu camino,
Salir fuera de la Patria,
Y hacer grande su destino.

Siguen tres estrofas más entre las que se repetía el coro. Este himno, nunca fue grabado que yo sepa.

El primer himno propiamente tal, con ritmo de marcha, y para ser interpretado por coros y banda militar fue cantado por primera vez en el Estadio Nacional el 7 de Diciembre de 1941, antes del partido COLO-COLO v/s River Plate.

La letra pertenece a Don Carlos Casassus y la música al maestro Don Javier Renjifo.

El coro decía así:

Sucesores gloriosos de Arauco.
COLO-COLO por Dios tutelar,
Nuestro club es pendón de la raza, más heroica, pujante y tenaz.

Este himno no prendió y fue de corta vida. De estilo demasiado formal y rebuscado, su letra contenía palabras difíciles de entender que no llegaron al corazón de los hinchas.

El título de nuestro himno actual es "Como el COLO-COLO no hay..." Se interpretó por primera vez en 1943, y durante cincuenta y seis años es otro de los orgullos institucionales.

Letra y música se deben a Don Carlos Ulloa Díaz, insigne compositor de temas populares, que tiene el récord de más de 110 temas registrados, entre ellos, cinco alusivos a COLO-COLO.

Sin ser experto en música , estimo que la melodía tiene una majestuosidad impresionante y la letra es un vibrante poema épico. Ambos elementos dan forma a la obra de arte que COLO-COLO se merecía.

Conocemos dos versiones, una solamente instrumental, grabada por el orfeón de carabineros, y otra con gran barítono operático Carlos Haiquel, con seguridad la voz más adecuada para dar realce al "Como el COLO-COLO no hay ".

Don Carlos Ulloa Díaz era colocolino de corazón. Su especialidad era la música criolla, especialmente cuecas y tonadas. El himno estaba fuera de su producción habitual, pero la conquista del Campeonato de 1941 en forma invicta, produjo en el un impacto tan grande, que se propuso regalar a los Albos lo mejor de su inspiración.

En el fondo, el compositor no hizo más que confirmar una verdad indiscutible y que todo un pueblo repetiría Siempre...

¡ COMO EL COLO-COLO NO HAY !

Cantemos todos, de Arica a Magallanes
por Colo-Colo, ejemplo de valor,
por su hidalguía no hay nadie quien lo iguale
porque defiende con gloria el tricolor.

Es Colo Colo como el gran araucano
que va a la lucha tenaz sin descansar
porque el recuerdo de David Arellano
siempre lo guia por la senda triunfal

Colo Colo, Colo Colo,
el equipo que ha sabido ser campeón,
y en las lides deportivas
pone siempre su chileno corazón.

Colo Colo, Colo Colo
representa nuestra raza sin igual
por su empuje y coraje
en las canchas como el Colo Colo no hay.

Es Colo Colo valiente, fuerte y grande,
de sangre altiva y noble corazón,
su nombre vibra desde el mar a los Andes
y hay en sus triunfos esfuerzo y emoción.

Laureles deja por todos los caminos,
que virilmente luchando conquistó,
Antorcha imnensa de gloria en su destino
que alumbra siempre con fuego de campeón.

Colo Colo, Colo Colo,
el equipo que ha sabido ser campeón,
y en las lides deportivas
pone siempre su chileno corazón.

Colo Colo, Colo Colo
representa nuestra raza sin igual
por su empuje y coraje
en las canchas como el Colo Colo no hay.