El Mercurio y su apoyo a las SADP PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Jorge Vergara N.   
Sábado 05 de Mayo de 2012 01:14

El Mercurio y su pasión e interés por apoyar a las SADP y en especial a BN no tiene límites. En 24 horas, mediante dos de sus columnistas  pretende hacernos creer que la crisis de Colo Colo es casuística o puramente futbolística, culpa del DT y jugadores. Y que el modelo de SADP no ha fracasado, al contrario goza de excelente salud y prestigio.

 

 

El fracaso d BN no es sucesión de hechos como dicen @bianchileiton y @sgilberfutbol, es fruto d un proceso espurio y maquiavélico d 7 años, conseguido por un grupo de traidores, oportunistas y voraces empresarios que se llevaron el negocio del fútbol (TV) para su casa, con la complicidad de políticos, autoridades y saltimbanquis corruptos que facilitaron el contubernio.

 

Pruebas al canto. Lea Ud mismo

 

Si yo fuera accionista

Por @bianchileiton

@elmercurio

03 de mayo 2012

 

Si fuera accionista de Blanco y Negro estaría molesto, hastiado, harto, saturado. Pero ante todo, preocupado. Muy preocupado. Si fuera accionista, si tuviera plata metida en esto, hace rato que habría pedido explicaciones. Muy serias. Habría exigido y forzado respuestas. Y habría buscado culpables. Porque los hay. Cuando algo anda tan mal como anda hoy Colo Colo, no sólo hay "responsables": hay culpables. De las derrotas, de las pérdidas económicas, de la estrepitosa caída del valor de marca, del daño a la fe pública.

Preguntaría cómo, con tanta plata e historia, una institución puede funcionar hoy con tal mediocridad. Y por qué en su interior se ha mentido tanto en los últimos años. Fuera y dentro de la cancha.

Desde luego, trataría de resolver, de una vez por todas, varias "áreas oscuras". Partiendo por el sistema de contrataciones. Averiguaría si el desastre de los últimos cinco años tiene que ver sólo con incapacidad o hay otras variables involucradas.

Cuando uno se equivoca tanto y tan permanentemente respecto de los jugadores contratados y el valor pagado por ellos, tienen que encenderse las alarmas. En ningún ejercicio económico pierden todos. Uno, al menos, gana. Y aquí el ganador, evidentemente, no ha sido Colo Colo. Se han traído muchos jugadores en el último tiempo -más de 170, la mayoría bastante caros-, y el 90% de ellos han sido un fracaso. Ergo: no es un error, sino un modus operandi . Y me encantaría saber quiénes -empresarios, representantes, dirigentes, técnicos, abogados- han ganado plata en todo este tiempo a costa del sufrimiento ajeno.

También me encantaría saber por qué la seguridad funciona tan mal en el club teniendo una gerencia del área a la que se le paga por hacer algo al respecto. Si los que llevan el pandero parecen ser los barristas más exaltados, si la gente se queja y no va al estadio por temor a los desmanes, si los jugadores son amenazados, si se interrumpen los entrenamientos con total impunidad... ¿no hay un enorme fracaso ahí y por ende un responsable? Hasta un niño de dos años sabía que, tras perder cinco a cero un clásico, había que reforzar la seguridad. ¿Y? Nada. Otra vez los pillaron paveando. ¿O haciéndose los pavos? ¿Está alguien atornillando al revés en materia de seguridad, riéndose de las autoridades del club y del país?

Si fuera accionista, pediría planes, ideas, proyectos. ¿Cómo saldrá de ésta el club? ¿Por qué se ha despotenciado tanto a las divisiones inferiores? ¿Es cierto que ha existido mucha indisciplina al interior del plantel? ¿Por qué están tan mal físicamente? ¿No se trabaja en Colo Colo? ¿Cuál será el concepto a aplicar por la gerencia técnica para buscar los nuevos refuerzos y el nuevo entrenador? ¿Hay algún método profesional u otra vez van a tratar de "achuntarle"?

Preguntaría, para partir, todo eso. Y si no hay respuestas satisfactorias me llevaría mi plata a otra lado o a otro club que funcionara mejor (de hecho, hay uno que está justo en la vereda del frente, demostrando día a día lo exitosas que pueden ser las sociedades anónimas si funcionan bien).

No sé usted, pero a mí me pueden hacer tonto unos años. Pero no cinco seguidos. Esto no es normal. No es pura mala suerte. Ni sólo mediocridad. Aquí hay algo más. Y vale la pena investigarlo a fondo. Si no es por respeto a la historia y a los hinchas, al menos por respeto a los accionistas.

PD: A propósito: ¿Es éste el peor momento del club? No. Es terrible, pero no el peor como quieren hacer ver algunos frescos. Que no se le olvide nunca, a nadie, que hace poco tiempo Colo Colo quebró y estuvo a punto de desaparecer porque algunos "hinchas apasionados", sin poner ellos un peso, se llevaron el club en carretillas a sus casas. Eso sí que fue escandaloso. Y tan impune como lo de ahora.

Si fuera accionista de Blanco y Negro estaría molesto, hastiado, harto, saturado. Pero ante todo, preocupado. Muy preocupado. Si fuera accionista, si tuviera plata metida en esto, hace rato que habría pedido explicaciones. Muy serias. Habría exigido y forzado respuestas. Y habría buscado culpables. Porque los hay. Cuando algo anda tan mal como anda hoy Colo Colo, no sólo hay "responsables": hay culpables. De las derrotas, de las pérdidas económicas, de la estrepitosa caída del valor de marca, del daño a la fe pública.

Preguntaría cómo, con tanta plata e historia, una institución puede funcionar hoy con tal mediocridad. Y por qué en su interior se ha mentido tanto en los últimos años. Fuera y dentro de la cancha.

Desde luego, trataría de resolver, de una vez por todas, varias "áreas oscuras". Partiendo por el sistema de contrataciones. Averiguaría si el desastre de los últimos cinco años tiene que ver sólo con incapacidad o hay otras variables involucradas.

Cuando uno se equivoca tanto y tan permanentemente respecto de los jugadores contratados y el valor pagado por ellos, tienen que encenderse las alarmas. En ningún ejercicio económico pierden todos. Uno, al menos, gana. Y aquí el ganador, evidentemente, no ha sido Colo Colo. Se han traído muchos jugadores en el último tiempo -más de 170, la mayoría bastante caros-, y el 90% de ellos han sido un fracaso. Ergo: no es un error, sino un modus operandi . Y me encantaría saber quiénes -empresarios, representantes, dirigentes, técnicos, abogados- han ganado plata en todo este tiempo a costa del sufrimiento ajeno.

También me encantaría saber por qué la seguridad funciona tan mal en el club teniendo una gerencia del área a la que se le paga por hacer algo al respecto. Si los que llevan el pandero parecen ser los barristas más exaltados, si la gente se queja y no va al estadio por temor a los desmanes, si los jugadores son amenazados, si se interrumpen los entrenamientos con total impunidad... ¿no hay un enorme fracaso ahí y por ende un responsable? Hasta un niño de dos años sabía que, tras perder cinco a cero un clásico, había que reforzar la seguridad. ¿Y? Nada. Otra vez los pillaron paveando. ¿O haciéndose los pavos? ¿Está alguien atornillando al revés en materia de seguridad, riéndose de las autoridades del club y del país?

Si fuera accionista, pediría planes, ideas, proyectos. ¿Cómo saldrá de ésta el club? ¿Por qué se ha despotenciado tanto a las divisiones inferiores? ¿Es cierto que ha existido mucha indisciplina al interior del plantel? ¿Por qué están tan mal físicamente? ¿No se trabaja en Colo Colo? ¿Cuál será el concepto a aplicar por la gerencia técnica para buscar los nuevos refuerzos y el nuevo entrenador? ¿Hay algún método profesional u otra vez van a tratar de "achuntarle"?

Preguntaría, para partir, todo eso. Y si no hay respuestas satisfactorias me llevaría mi plata a otra lado o a otro club que funcionara mejor (de hecho, hay uno que está justo en la vereda del frente, demostrando día a día lo exitosas que pueden ser las sociedades anónimas si funcionan bien).

No sé usted, pero a mí me pueden hacer tonto unos años. Pero no cinco seguidos. Esto no es normal. No es pura mala suerte. Ni sólo mediocridad. Aquí hay algo más. Y vale la pena investigarlo a fondo. Si no es por respeto a la historia y a los hinchas, al menos por respeto a los accionistas.

PD: A propósito: ¿Es éste el peor momento del club? No. Es terrible, pero no el peor como quieren hacer ver algunos frescos. Que no se le olvide nunca, a nadie, que hace poco tiempo Colo Colo quebró y estuvo a punto de desaparecer porque algunos "hinchas apasionados", sin poner ellos un peso, se llevaron el club en carretillas a sus casas. Eso sí que fue escandaloso. Y tan impune como lo de ahora.

 

Y los jugadores, ¿cuándo?

 

SERGIO GILBERT J.

Por @sgilbertfutbol

@elmercurio

03 de mayo 2012

En la profunda crisis futbolística que vive Colo Colo desde hace ya un tiempo largo -hay que acordarse que ya con Hugo Tocalli en la banca los albos la pasaron pésimo, y sólo el título obtenido al final fue capaz de borrar una campaña mediocre-, el rodamiento de cabeza de los DT ha servido de pequeño tónico para enfriar cabezas.

Es verdad. Desde esa época, los desaciertos de los entrenadores han sido tan grandes como el Monumental, especialmente en la elección de jugadores. ¿Ejemplos? Tocalli dejó ir al portero Cristián Muñoz, y no peleó por la compra del pase de Charles Aránguiz. Diego Cagna peleó por la llegada de Agustín Alayes, y vendió verso para que Gino Clara se integrara al equipo. Américo Gallego dio el visto bueno para que Osmar Molinas viniera a hacer su posgrado en el equipo albo. Ivo Basay, sin argumento sólido más que su conocimiento personal, les abrió la puerta a González y Toloza, además de brindar apoyo al ingreso de Cardozo al equipo.

Uf, el listado de desaciertos es demoledor. Y quizás todos esos entrenadores, por ellos, justificaron sus respectivas salidas del club albo.

Pero así y todo, están lejos de ser los únicos y grandes culpables de tanta tontería que ha expresado Colo Colo en la cancha.

Y es que los jugadores -los que han actuado regularmente, los que han tenido chapa de titulares, los que en definitiva han sido protagonistas de las horrorosas últimas campañas albas- tienen también una alta dosis de responsabilidad. Pero como siempre pasa, sus actuaciones han pasado casi inadvertidas en el análisis de la crisis (total, como dicen ellos mismos, los jugadores son lo más noble del fútbol, y a ellos no se les toca).

Pero no hacer el ejercicio de la evaluación de rendimientos, no señalar con el dedo -con nombre y apellido- a jugadores que simple y sencillamente, a pesar de sentirse parte integrante de las oncenas semanales, no han dado la talla ni el ancho para la exigencia colocolina, es francamente un desacierto. Y los jugadores, ¿cuándo?

¿Es acaso Francisco Prieto un arquero de nivel? Definitivamente no. Tiene reflejos, es cierto. Pero exhibe ripios técnicos y carencia de fundamentos. No es un líder defensivo. Y lo peor, uno sabe que en cualquier momento puede fallar.

Y no puede alegar falta de oportunidades para demostrar que es más de lo que uno cree que es. Las ha tenido desde que Tocalli hizo a un lado a Muñoz. Y en la balanza pesan más sus desaciertos que sus pocas jornadas de heroísmo (como el partido semifinal ante Cobreloa en Calama, en el Apertura, y el encuentro ante Santiago Wanderers en Valparaíso).

¿Christian Vilches es un zaguero de futuro? Por ahora es un proyecto que nunca maduró. Un tipo que cree que el alarde técnico es suficiente para consagrarse en una zaga que debe dar pruebas de suficiencia, revela carencia de conocimiento del puesto.

¿Lucas Wilchez? Simpático. Alegre. Corredor. Pero absolutamente intrascendente. Además, como quedó de manifiesto en varios partidos, tremendamente ineficaz en la definición.

Rodrigo Millar es otro que está pasando colado .

Cierto es que cada DT ha querido moldearlo a su gusto y que el cambio constante de posición y funciones a la larga lo ha desdibujado. Pero qué poca pasión y compromiso demuestra al jugar. Pareciera que el "Chino" -un jugador dotado técnicamente- sintiera que su hora ya pasó. Que sólo marcar el paso es su destino. Que su nombre -a nivel local- le basta para asegurar camiseta. ¿Cuántos pases acertados dio este año? ¿Qué cantidad de asistencias realizó con éxito? ¿Se echó el equipo al hombro alguna vez?

Recordar todo eso no deja de ser un buen ejercicio analítico.

¿Fuenzalida, Muñoz, Fierro, Contreras? Chispazos. Nunca bien compenetrados en el esquema táctico, sea cual sea aquél. ¿Caroca? ¿Olivi? De repente cumplen... pero no llegan a ser decisivos.

¿Esteban Paredes? El mejor, sin duda. Pero víctima de toda la confusión, el bajo rendimiento de sus compañeros y de la intrascendencia colectiva.

Colo Colo está en crisis. En la cancha. Y ahí justamente hay que buscar los motivos.

Última actualización el Sábado 05 de Mayo de 2012 01:18
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar