Bianchi y su comezón del 7º año PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Jorge Vergara N.   
Martes 13 de Marzo de 2012 20:14

En nuestra redacción y con motivo de próximos a enterar el 7º año que nuestro club Colo Colo cayó en cautiverio bajo las fauces de poderosos empresarios. Con agrado recibimos una contribución de uno (sino el mas grande) propulsor y defensor del ingreso de las SADP al fútbol en general y la llegada de BN a Colo Colo en particular.

 

 

 

El paladín de Piñera y sus prácticas en el fútbol nos envió  para publicar en nuestra web su mea culpa apoyándose en un artículo anterior con motivo de pegarle a la ANFP:

Agradecemos la deferencia de Felipe y acá va el artículo. En color destacado las correcciones al articulo del mercurio a la ANFP, cuya copia también publicamos para su comparación

 

Han transcurrido ya casi 7 años desde que de manera legítima (o casi legítima, como NO se dijo aquí desde un comienzo y TAMPOCO se ratificó posteriormente, con más reposo, en el estupendo libro "La Caída", de 'Pancho' Sagredo), casi 7 años, insisto, en que, de manera sorprendente, un puñado de traidores y empresarios oportunistas decidió hacer unos de los cambios más innecesarios y polémicos de su historia. Cualquiera con dos dedos de frente, algo de sentido común, principios claros y prescindencia de los intereses económicos más gruesos, lo entiende así. Entre otras cosas, porque de acuerdo a todos los augurios y las predicciones, casi como una condena preescrita, la cosecha entre 1986 y 2000 era la mejor de su historia y del 2005 en adelante ha arrojado una evidente baja en los estándares y en la imagen interna y externa del Club y como expresión solidaria con sus socios que era. No alcanza, dirán los más tibios, para hablar del retorno de las siete plagas, pero es evidente que, como en el cuento, por tratar de estar mejor, ahora estamos peor.

Colo Colo no produce, ni en la cancha ni fuera de ella, lo que llegó a producir hace tan poco. Aceptando la diferencia natural de paladares futbolísticos, son muy pocos los que hoy defienden la tesis de que Colo Colo juega mejor o es un equipo más poderoso que el de los 90, constante y brillante que el que era antes. Todo lo contrario. Más allá de la enorme decepción del campo Internacional, se diría que estamos como nunca: nos ganan afuera y acá en el Monumental. Ya no somos ejemplo de nada. Y menos asombro y orgullo. Ya no nos invitan a ninguna parte, nuestro desarrollo está en las Copas Gato, los partidos amistosos -por inexperiencia e incapacidad- han sido pocos (salvo los que estaban cerrados con Pegaso) y en ocasiones realmente bochornosos, como esa última aventura inaceptable, de los tres chiflados, con pre temporada en Canadá. En materia futbolística poco se ha hecho. Han pasado más de 7 años y aún no hay opción alguna de recambio para Suazo, para Bravo, para Valdivia, para Fernández, para Henríquez, para la franja izquierda completa. Todas las dudas siguen pendientes, abiertas. Así como  técnicos anteriores "inventaron" a Fierro, a Contreras o a Leal, que estaban botados, los actuales no han logrado poner mayores novedades sobre la mesa. Y esa era -y es- su función principal. Y por ende su mayor deuda. Todo eso sin contar lo más triste y lamentable: el retorno casi inmediato, con el cambio de mano, a la ordinaria indisciplina. Ya veremos en estos días si hay fuerza para retomar el camino, castigando como corresponde la chantería, o volveremos al imperio de los perdonazos y la mediocridad.

Mientras tanto, Blanco y Negro no ha conseguido desarrollar casi ninguno de sus planes más urgentes. En contra de los socios históricos del club siguen coludidos BN y la Corporación. Las divisiones inferiores están botadas. La violencia en los estadios y el imperio de las barras bravas, lejos de disminuir, aumentó e incluso volvió a los partidos amistosos. Los que iban a dejar sus cargos por sus impresentables historias previas siguen apernados en ellos, y los poderes tras las sombras se mantienen cobardemente agazapados, defendiendo lo indefendible sin aportar con un mínimo de trasparencia al discurso público (Con la corredora de LarrraínVial). El resultado final es tal como NO lo supusimos y TAMPOCO anunciamos: vamos marcha atrás. ¿Será lo que nos merecemos? ¿Lo que de verdad somos?

 

Pd: En otro orden de cosas, qué raro lo de Colo Colo. Fracasó uno que ganaba siempre (Gallego), un promisorio (Cagna) y ahora Basay -de gran campaña en Toulon con los sub 23, en O'Higgins y en San Felipe- parece ir por las mismas. ¿Serán los jugadores? ¿los dirigentes? ¿el castigo divino que a veces tarda, pero siempre llega?

 

Artículo para criticar a la ANFP

Felipe Bianchi
Jueves 08 de Marzo de 2012
El primer año

 

Ha transcurrido ya más de un año desde que de manera legítima (o casi legítima, como se dijo aquí desde un comienzo y se ratificó posteriormente, con más reposo, en el estupendo libro "La Caída", de 'Pancho' Sagredo), más de un año, insisto, en que, de manera sorprendente, el fútbol chileno decidió hacer unos de los cambios más innecesarios y polémicos de su historia. Cualquiera con dos dedos de frente, algo de sentido común, principios claros y prescindencia de los intereses económicos más gruesos, lo entiende así. Entre otras cosas, porque de acuerdo a todos los augurios y las predicciones, casi como una condena preescrita, la cosecha del 2011 ha arrojado una evidente baja en los estándares y en la imagen interna y externa de la actividad. No alcanza, dirán los más tibios, para hablar del retorno de las siete plagas, pero es evidente que, como en el cuento, por tratar de estar mejor, ahora estamos peor.

La selección no produce, ni en la cancha ni fuera de ella, lo que llegó a producir hace tan poco. Aceptando la diferencia natural de paladares futbolísticos, son muy pocos los que hoy defienden la tesis de que Chile juega mejor o es un equipo más poderoso, constante y brillante que el que era antes. Todo lo contrario. Más allá de la enorme decepción de la Copa América, se diría que estamos como siempre: nos golean afuera y acá ganamos con problemas. Ya no somos ejemplo de nada. Y menos asombro y orgullo. Ya no nos invitan a Toulon, los partidos amistosos -por inexperiencia e incapacidad- han sido pocos (salvo los que estaban cerrados de antes) y en ocasiones realmente bochornosos, como esa última aventura inaceptable, de los tres chiflados, ante Ghana. En materia futbolística poco se ha hecho. Ha pasado un año y aún no hay opción alguna de recambio para Suazo, para Bravo, para Ponce, para Fernández, para Contreras, para la franja izquierda completa. Todas las dudas siguen pendientes, abiertas. Así como el técnico anterior "inventó" a Beausejeur, a Carmona o a Millar, que estaban botados, el actual no ha logrado poner mayores novedades sobre la mesa. Y esa era -y es- su función principal. Y por ende su mayor deuda. Todo eso sin contar lo más triste y lamentable: el retorno casi inmediato, con el cambio de mano, a la ordinaria indisciplina. Ya veremos en estos días si hay fuerza para retomar el camino, castigando como corresponde la chantería, o volveremos al imperio de los perdonazos y la mediocridad.

Mientras tanto, la ANFP no ha conseguido desarrollar casi ninguno de sus planes más urgentes. Siguen unidas la Federación y la ANFP. Las divisiones inferiores están botadas. La violencia en los estadios y el imperio de las barras bravas, lejos de disminuir, aumentó e incluso volvió a los partidos de la selección. Los que iban a dejar sus cargos por sus impresentables historias previas siguen apernados en ellos, y los poderes tras las sombras se mantienen cobardemente agazapados, defendiendo lo indefendible sin aportar con un mínimo de trasparencia al discurso público. El resultado final es tal como lo supusimos y anunciamos: vamos marcha atrás. ¿Será lo que nos merecemos? ¿Lo que de verdad somos?

 

Pd: En otro orden de cosas, qué raro lo de Colo Colo. Fracasó uno que ganaba siempre (Gallego), un promisorio (Cagna) y ahora Basay -de gran campaña en Toulon con los sub 23, en O'Higgins y en San Felipe- parece ir por las mismas. ¿Serán los jugadores? ¿los dirigentes? ¿el castigo divino que a veces tarda, pero siempre llega?

Última actualización el Martes 13 de Marzo de 2012 20:33
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar