Colo Colo de Levy y BN cada vez más aislado y ninguneado PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Jorge Vergara N.   
Miércoles 21 de Diciembre de 2011 21:51

En un inicio fue el "Grupo de los Ocho"; luego, al sumarse más clubes, se transformó en el "Santa Brasa". El nombre lo tomaron del restaurante homónimo, propiedad del presidente de Everton, Antonio Bloise. Allí, durante buena parte de 2010, se reunieron periódicamente los representantes de diferentes clubes para planear la salida de Harold Mayne-Nicholls de la ANFP.

 

Fuente: Diario la Tercera

 

 

Quiebre del grupo "Santa Brasa" remece a la ANFP Otros tiempos

 

Los clubes que gestaron la salida de Mayne-Nicholls están completamente divididos.

A 11 meses de la asunción del calerano al mando de la asociación, los miembros fundacionales del grupo -compuesto por Universidad Católica, Colo Colo, Universidad de Chile, Unión Española, San Felipe, Ñublense, Everton y Santiago Wanderers- están completamente quebrados.

Las razones son diversas. Una de ellas tiene que ver con las motivaciones.

"El grupo surge con una razón única: sacar a Mayne-Nicholls de la ANFP. Después de que logramos eso, nos quedamos sin ningún objetivo en común. Ahora cada uno tiene intereses propios", reconoce un presidente de club y miembro original de la agrupación.

El tipo de conducción de Sergio Jadue y su independencia son otras de las causas del disgusto. "Parece niño con juguete nuevo. Se cree el dueño, pero sabemos que no manda. Todos sabemos que los que realmente dirigen la ANFP son Jorge Segovia y José Yuraszeck", afirma un empresario.

Es más: la cercanía de Jadue con el director de Azul Azul y el escaso protagonismo de Colo Colo en Quilín tienen bastante molesto al presidente albo, Hernán Levy. "Hernán tiene razón. Somos varios los testigos de que Jadue no le contesta ni siquiera el teléfono", asegura una fuente.

El descuelgue final de Blanco y Negro se produjo el martes 15 de noviembre, al día siguiente de una cena organizada por Guillermo Mackenna -ex mandamás colocolino- precisamente en el Santa Brasa.

Ese lunes, previo al duelo de Chile con Paraguay por las Eliminatorias, el abogado invitó a una reunión de camaradería a la facción dura del "Grupo de los Ocho": Yuraszeck, Omar Cerigliano (San Felipe), Antonio Martínez (Everton), Alberto Eguiguren (Wanderers) y Luis Felipe Gacitúa y Jaime Estévez (UC).

La invitación no fue cursada a Jadue, Segovia ni Levy, lo que generó el malestar de los tres. "Ellos no formaron ese grupo desde sus inicios, por lo que no correspondía que Guillermo los invitara. Igualmente generó una gran molestia. Incluso hubo varias llamadas telefónicas y discusiones entre los que fuimos y los que no fueron invitados", asegura un presente en la cena.

La comida, que comenzó pasadas las 21.00 horas, estuvo bastante lejos de ser sólo de "camaradería". En el momento de mayor tensión, Eguiguren emplazó a Yuraszeck a transparentar su relación con Jadue. "Alberto le preguntó a 'Pepe' cuánto le pagaba mensualmente a Jadue, porque ese es un rumor que teníamos todos. Yuraszeck le respondió que eso era absolutamente falso, pero sí le admitió que se reunían una vez al mes y que conversaban todas las semanas por teléfono", confidencia un testigo.

La distancia entre Yuraszeck y Eguiguren es fuerte y se alargó aún más después de que el dirigente azul le "levantara" a Wanderers a su jefe de divisiones cadetes, Juan Gutiérrez, ofreciéndole el doble de sueldo.

Otra vez el Santa Brasa

Un mes y medio antes -a comienzos de octubre-, también en el restaurante de Bloise, hubo otra cena clave que marcó el destino y quiebre de este grupo.

En uno de los salones del segundo piso del lugar, compartieron mesa el dueño de casa, quien ocupaba una de las cabeceras, Antonio Martínez, Alex Kiblisky (Ñublense), Raúl Delgado (San Felipe), Cerigliano, Eguiguren y Jadue.

Un comensal asegura que la cita "fue bastante tensa" y los presentes cuestionaron abiertamente al calerano. "El 'Toño' Martínez le dijo que debía realizar una auditoría inmediatamente, a lo que Sergio reaccionó descolocado y se comprometió a realizar una cuando finalizara su primer año. Le explicó que si se filtraba a los medios iban a especular y desconfiar de que algo raro podría estar ocurriendo en la ANFP".

En esa misma comida, estos clubes le enrostraron a Jadue no haber cumplido el compromiso -firmado por todos los que lo apoyaron- de traspasarle su cargo a Segovia antes de los seis meses de su gestión.

Además, le exigieron que cambiara su directorio por gente "con mayor capacidad". "En ese momento, Jadue dijo que quería sacar a Nibaldo Jaque, porque no le gustaban algunas actitudes", agregó un presente.

Después de esa cita, el timonel de la asociación se contactó con Martínez, Eguiguren y Gacitúa ofreciéndoles un lugar en su directorio. Los tres se negaron. "Ninguno quiso. Y es obvio. No quieren que sus nombres tengan relación con la actual administración de la ANFP", asegura una fuente.

La fragmentación terminó de decantar hace pocas semanas. Everton -que es muy cercano a Wanderers- cortó relaciones con San Felipe, Concepción, San Luis y Copiapó, clubes que respaldaron las acusaciones a los viñamarinos por la mala inscripción de jugadores.

El poder de Segovia

Desde el inicio de la gestión de Sergio Jadue en la ANFP, uno de los aspectos que provocó el malestar de algunos clubes del grupo "Santa Brasa" fue el poder que adquirió Jorge Segovia.

Apenas asumió el calerano, el español se apropió de las diferentes estructuras de la asociación, asumiendo como vicepresidente de la mesa, director del Canal del Fútbol y presidente del directorio del Inaf.

Además, hace poco tiempo tomó un puesto en la comisión de Asuntos Legales de la Conmebol -como representante del fútbol chileno- su abogado personal, Carlos Tapia. El mismo profesional, además, participa en la comisión jurídica de la ANFP.

"Todo ese poder incomoda. Somos varios los que no entendemos por qué Segovia no hace pública la carta de compromiso de Jadue de dejar el cargo y transparentar el poder", dice el dueño de un importante equipo del país.

El protagonismo del empresario español y del accionista de Azul Azul tienen bastante molesta a la regencia de Blanco y Negro. Más aún considerando que Jadue no tiene mayor relación con Hernán Levy.

El malestar por la injerencia de Yuraszeck en Quilín complica mucho en ByN, pues las relaciones entre las dirigencias de los clubes más populares del país están en bastante mal pie, sobre todo después de los incidentes del último "Superclásico" y la negativa de los albos de prestarle el Monumental a la "U" para el partido por la semifinal de la Copa Sudamericana.

Incluso, cercanos a la concesionaria colocolina aseguran que algunos directores han tomado contacto con el ex presidente de la ANFP, Harold Mayne-Nicholls, planteándole la incomodidad en la que se encuentran con la gestión de Jadue.

De izquierda a derecha: Jaime Estévez, Guillermo Mackenna, Mauricio Etcheverry, Sergio Jadue, Jorge Segovia, Omar Cerigliano, Miguel Nasur, Nibaldo Jaque, Cristián Aubert, Jorge Lafrentz y Gaspar Goycolea.

Última actualización el Miércoles 21 de Diciembre de 2011 22:00
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar